Estas aqui:Inicio>Nosotros>Espantaliebres btt - Mostrando articulos por etiqueta: ribadesella
Mostrando articulos por etiqueta: ribadesella
Jueves, 03 de Mayo de 2012 08:34

Montes del Sella por un novato

Después de algo más de un año inmerso en el mundo BTT acogido por Espantaliebres tocaba ya inscribirse en una marcha un poco más "seria". Se trata del III Bike Maratón Montes del Sella, una de las citas ineludibles del calendario asturiano celebrada el pasado 22 de Abril desde las 10 AM en Ribadesella

Anteriormente había tomado parte en dos concentraciones organizadas en Mieres por "Los Sobraos" y también en la I Marcha BTT Les Feries en Pola de Lena de mano del Club Ciclista Puerta de Asturias. Se afrontan desde una perspectiva lúdica y casi jovial. Aunque en ningún caso se puede obviar la dureza de las rampas que nos pudimos encontrar y la exigencia técnica de algunas de sus bajadas, por lo menos para mí persona.

Aunque la prueba riosellana se defina como no competitiva, se respira otro ambiente ya desde la llegada a la villa al observar la ingente cantidad de ciclistas que pedalean hacia la zona de salida o preparan sus monturas. Y como no, lucir un dorsal y disponer de un chip para el control de tiempos despierta ese competidor que llevamos dentro, ya sea para hacerlo contra el resto o contra uno mismo.

Tras prepararnos, los Espantaliebres nos dirigimos a la salida. Saludamos a Jorge y Fidel que se colocan en posiciones más adelantadas para pelear por hacer un buen tiempo. También están por allí los amigos de TANDEM. El resto de Espantaliebres (Eugenio, Pablo, Javi, Miguel y un servidor) nos situamos un poco más atrás, cada uno con la meta que se haya puesto. La mía: terminar.

Las fotos de rigor con el móvil y alguna broma entre nosotros hacen más amena la espera. ¡Llega el momento! Se da la salida neutralizada dando una pequeña vuelta por la villa para después comenzar la prueba. Ya rodamos inmersos en el pelotón de casi 800 incaut@s que nos dimos cita en Ribadesella. Lo principal en esos instantes iniciales es evitar tapones y caídas.

Los primeros compases transcurren plácidamente. Atravesamos "La Cuevona", iluminada para la ocasión. Intentamos ir agrupados. El terreno pronto empieza a inclinarse, en las primeras rampas ya perdemos de vista a Miguel que está como un toro. Yo voy ganando alguna posición al tener la suerte de no echar pie a tierra, empresa difícil pues la cola que se va formando es cada vez más numerosa con distintos ritmos y niveles de pericia. Pedaleo en solitario durante unos pocos minutos hasta que llega mi compañero Javi y ascendemos juntos. Llega el momento en que tenemos que bajarnos debido a la aglomeración de bikers que se forma en un tramo donde el terreno no es favorable para reemprender la marcha. Cuando podemos montarnos de nuevo ascendemos hasta esta primera cima sin mayor problema. Realizamos una brevísima parada en el avituallamiento.

Tras una zona rápida de llaneo comienzan las malas sensaciones que ya no me abandonarían esa jornada dominical. Hacen acto de presencia unos molestos dolores en la zona lumbar. Relajo el ritmo para intentar atenuarlos y la bajada se hace llevadera incluyendo la ya famosa zona de la "procesionaria del pino" que con tantos picores y reacciones alérgicas "obsequió" a muchos participantes. Yo tuve suerte en ese aspecto y los únicos recuerdos sobre mi piel unos cuantos cortes sin mayores consecuencias.

En mi afán de calmar las molestias, me lo tomo con demasiada calma y pierdo de vista a Javi. Cuando casi ya me había hecho a la idea de  rodar solo durante bastante tiempo me lo encuentro lavando el barro de la transmisión en una mini-cascada. Detengo mi marcha y aprovecho para hacer lo mismo y estirar un poco la espalda. Retomamos la marcha y de repente escuchamos un "¡¡BANZAIIII!!", se trata de Eugenio, ¡¡que grande!!

Ya somos 3 Espantaliebres rodando juntos. Aprovechamos un sector cómodo para guardar fuerzas antes de afrontar el Bustacu. Vuelvo a tener un aviso y me veo obligado a parar de nuevo. Consigo enlazar rápidamente y llegamos al avituallamiento. Casi al instante llega Pablo bromeando y preguntando si no le esperábamos ver tan pronto.


Tras el descanso a subir toca. Las primeras rampas no dan pistas de lo que nos espera. Pronto nos vemos Javi y yo solos de nuevo. Sigo con el dolor pero intento aguantar a escasos metros de Javi. Pero llega la primera rampa seria, custodiada por una verja abierta para la ocasión. La intento atacar con decisión y paciencia, metiendo todo, parece que va bien la cosa con el molinillo. Lento pero seguro. Una engañifa que duró bastante poco ya que un patinazo me baja de la bici y no consigo arrancar. Veo a Javi, aunque cada vez más lejos. Tras unos cuantos metros empujando la bici, me aventuro a subirme de nuevo, aguantando sobre ella hasta justo después de la última curva de la ascensión. Ya voy solo. Estiro por enésima vez y opto por no malgastar fuerzas inútilmente. Subir andando me hace poder observar el paisaje. Espectacular, la verdad. Finalmente consigo coronar el Bustacu, ligeramente molesto porque creo podría haber subido sobre mi Canyon muchos tramos de los hice a pie.

Pedaleo ya pensando en que pronto empezará la bajada. Escasos fueron los metros que permanecí sobre la bicicleta, la parte que sigue inmediatamente al prao de la cima estaba repleta de barro y la mayoría de la gente optó por ir porteando. Intenté esquivar en la medida de lo posible las partes no ciclables pero resultaba complicado.

Llegó una zona más propicia y conseguí realizar gran parte de la bajada montado. Hasta El Fito llegué más o menos con solvencia. Salvo un susto en el escalón, que me lo encontré de golpe, tuve que frenar in-extremis y casi voy al suelo. Algún que otro golpe creo que me ahorré.

El primer tramo tras el Fito fue divertido con las trazadas poco ortodoxas a causa del barro y una bajada “prestosa”. Pero el fin de la diversión llegó pronto, latigazo lumbar, me tiro literalmente de la bici y me tumbo bocarriba, bocabajo, estiro, me quedo tumbado... Digno de ver. En esas llegan tres bikers, que asustados al verme inmóvil se detienen seguramente pensando que había tenido una caída antológica. Les cuento mis penas y se quedan hasta que me recompongo relativamente. Les doy las gracias como es menester y salgo a la par que ellos aunque decido bajar tranquilo, también con la esperanza de escuchar otro "¡¡BANZAIII!!" y poder bajar acompañado de otro Espantaliebres. Pero no llega el "samurai" así que aumento un poco el ritmo ya con la única idea de terminar en mí cabeza. Alcanzo a dos participantes a los que me uno durante un buen trecho. Uno de ellos me comenta: "Un Espantaliebres, ¿de dónde sois? ¿Sois muchos? ¡Estáis en todos lados!". "De Gijón, tampoco tantos lo que pasa con este nombre y la liebre en el culo nos hacemos notar", le contesto. La compañía y la charla no vienen mal para dejar de lado las penurias que estaba pasando.

A partir del último avituallamiento me quedo solo al decidir no parar. Me pongo un ritmo alegre dentro de mis posibilidades y la verdad es que me lo paso bien en un tramo de piedras incrustadas en el camino que atravieso bastante rápido. Me castigan un poco los repechos finales, no me los esperaba. En la última bajada voy bastante fuerte y acabo en el suelo sin consecuencias. Llegan un par de participantes que se interesan por mí, les doy las gracias, me pongo en pie rápidamente y continúo con ansias de acabar. Ya en el paseo de la playa se me calman los ánimos y sigo tranquilamente hasta parar el cronómetro en 6:29:48.602. Ninguna maravilla, pero después de todo satisfecho por terminar.

Después a recoger la bolsa con las viandas que nos proporcionó la organización, a lavar la bici y a tomar una merecida y necesaria ducha. Todo ello con ganas de llegar a casa para reponerme del esfuerzo.

Es obligada también la mención a la organización de la prueba que desde mi humilde opinión fue excelente. Gracias a Empate, a Tandem Sport y al resto de patrocinadores y colaboradores por brindarnos esta jornada. Por supuesto también a mis compañeros Espantaliebres y a todos los que me encontré por el camino. El año que viene estaré por ahí de nuevo sin duda alguna.

Ahora pensando ya en el I Desafío BTT Piloña-Cabranes y, cómo no, en afrontar por primera vez los 10.000 del Soplao, pero esa será otra historia…

 

Publicado en Entrada de Blog
Martes, 12 de Abril de 2011 22:13

II Bike Maratón Montes del Sella

 

Publicado en Rutas Realizadas
Sábado, 02 de Abril de 2011 21:22

Test Montes del Sella

El sábado parece que se organiza una prueba del recorrido del Biker Maratón Monte del sella. EL recorrido no será exactamente igual al de la marcha debido a que no podremos atravesar ciertas propiedades que día de la carrera estarán abiertas (concretamente el mítico prao mortífero que el año pasado se cobro varias "victimas"). La idea es salir de aquí sobre las 9:30 de la mañana, para poder iniciar la ruta desde el polideportivo de Ribadesella aproximadamente una hora mas tarde. Llevaremos unos bocatas para echar el día por la zona. El que tenga GPS que cargue el track del año pasado (lo intentaré colgar aquí mañana). Esperemos que el tiempo nos respete porque se prevén algunos chubascos, nada que no podamos arreglar con un chubasquero. De momento estamos los siguientes:

- Eugenio
- Javier
- Pablo
_ Miguel

Félix esta semana lo tiene "imposible"... ya sabéis entrenando a lo zorro por su cuenta... ;) jajaja!!

El resto que se manifieste y organizamos el tema de los coches ok?

Esto es todo por hoy.

Publicado en Rutas Realizadas
Miércoles, 14 de Abril de 2010 01:21

Bike Maratón Montes del Sella

Este domingo competimos en nuestra priema prueba oficial de Maratón.... los resutaodos fueron los siguientes.

  • 1º en entrar de espantaliebres: Félix
  • 2º como a una media hora de diferencia: Miguel
  • 3º Pablo que entro como a una hora y pico y en coche xD

El recorrido discurre principalmente por pistas, caminos y senderos rurales, debiendo cruzar en varias ocasiones carreteras de la red nacional. Tiene una longitud aproximada de 60km

DESCRIPCIÓN:

Salida y llegada en Ribadesella,  en el paseo de la playa, tras un itinerario neutralizado por la localidad se coge la carretera piconera; desviándose rápidamente por pistas que nos harán llegar a la carretera (RS-3) se atraviesa la Cuevona  llegando a Cueves. Comienza la subida. Se rueda varios kilómetros por pistas anchas con pendiente cómoda y continua dejando a la izquierda la ribera del Sella; al cruzarse con la carretera de Tresmonte a Nocedo se gira a la derecha para a pocos metros desviarse hacia ala izquierda por una nueva pista que nos lleva a la parte alta de Sinariega, nos adentramos en el Pico Moru que atravesaremos por su parte más al norte descendiendo por la Valliella, se continua por senderos estrechos hasta Pendas dirección a Collia. A la llegada a Andeyes, se gira a la izquierda dirección Bodes, en unos kilómetros se llegará ala cota más alta, pero para ello hay que rodar por importantes desniveles. Se cruza la carretera del fitu en su ladera sur. Cruzar solo la carretera y nos adentramos en un paisaje tan maravilloso como duro donde se asciende hasta la majada del Bustacu adentrándonos en la sierra del Sueve y suavizando el terreno a la llegada al Mirador del Fitu, con las vistas de la costa cantábrica acompañándonos.  En continuos cambios de desnivel, pero predominado el descenso, se llega a las inmediaciones del campo de golf de Berbes (La Rasa) se cruza la carretera de la costa (N-632) adentrándose en la localidad de Berbes, por el camino de Santiago se llega al pueblo de Tereñes, dejando atrás la Playa de Vega.

Por pistas y senderos se alcanza el Faro de Ribadesella que en su descenso nos lleva por un eucaliptal hasta el paseo máritmo de la localidad donde esta la llegada.

 

Publicado en Rutas Realizadas